Barco detenido por no realizar el intercambio de tripulaciones. 9 noviembre 2020

A finales del mes de octubre es detenido en Melbourne un barco japonés por no realizar el cambio de tripulación.

Los responsables de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) contribuyen a impedir que un barco japonés que transportaba automóviles importados se escabulla del control de las autoridades del puerto australiano de Melbourne.

La organización internacional y sus afiliadas detectaron la presencia de varios marinos a bordo del MV Metis Leader, de pabellón panameño, que habían excedido los límites máximos autorizados por el Convenio sobre el Trabajo Marítimo (MLC).

En el momento de la detención se encontraban a bordo del buque: cinco marinos a punto de cumplir 12 meses ininterrumpidos de trabajo, dos marinos desde hacía 14 meses y tres marinos trabajando durante más de 15 meses, incluido el capitán del barco.

“El buque no tendrá autorización para abandonar el puerto hasta que la compañía repatríe a estos fatigados marinos y los sustituya por una nueva tripulación. Mantener a la gente de mar trabajando en un buque durante tanto tiempo supone una violación de sus derechos y la mejor receta para un desastre humano y medioambiental”, explica Matt Purcell, coordinador adjunto de la ITF en Australia.

“A lo largo de los numerosos meses abordo, ya habían prometido en varias ocasiones a la tripulación que les repatriarían, ya que el MV Metis Leader hizo escala en varios países que permiten cambiar la tripulación como, por ejemplo, Singapur, por donde había pasado en ‘cinco o seis ocasiones’”, explica Purcell.

“Es posible cambiar la tripulación en puertos de todo el mundo. El COVID-19 lleva ya ocho meses con nosotros, por lo que no hay excusa para retrasar o aplazar los cambios de las tripulaciones. Repatriar a los tripulantes de los barcos y sustituirles por un nuevo equipo es responsabilidad de los empleadores y los armadores, y actuaremos para que esa responsabilidad sea respetada para todos y cada uno de los marinos», añade Summers, coordinador del la ITF en Australia.

“Nuestro mensaje a los armadores, agencias de dotación, fletadores y a las empresas que dependen de los buques para transportar sus mercancías es el siguiente: si no garantizan los cambios de su tripulación, no pararemos hasta que detengan sus buques y hasta liberar a los cansados trabajadores que los operan de los grilletes del trabajo forzoso”.

“Procuren eliminar la explotación de sus cadenas de suministro esta Navidad: o lo haremos nosotros”, concluye Summers.